Diego es el Julio Iglesias de las tortugas: tiene 100 años y unos 800 hijos

Diego es ya un fenómeno en internet, y no es para menos: su insaciable apetito sexual ha salvado a su especie de la extinción. Es por eso que se le ha apodado como el Julio Iglesias de las tortugas, pues a sus más de cien años tiene alrededor de unos 800 vástagos.

Su incansable actividad sexual ha contribuido a la recuperación de la especie Chelonoidis hoodensi en Isla Española, perteneciente al archipiélago de las Islas Galápagos, en Ecuador. Es más, un análisis genético realizado hace seis años demostró que el 40% de las crías que se encontraban en la isla formaban parte de la descendencia de Diego.

 

diego
Diego, una tortuga con gran apetito sexual (Fuente: AFP)

 

Para conocer la historia de Diego hay que retroceder un poquito en el tiempo. Hace 50 años, solo existían en la isla dos machos y doce hembras de este ejemplar de tortuga. Fue entonces cuando Diego saltó a la fama, cuando aún llevaba una vida de cautiverio en el zoo de San Diego, del que lleva su nombre. Gracias a una campaña internacional, que pretendía reunir a los ejemplares de esta especie de tortuga gigante, Diego pudo volver a su lugar de origen y contribuir a la recuperación de sus congéneres.

“No sabemos exactamente cómo o cuando llegó a Estados Unidos. Debe haber sido recogido de Isla Española entre 1900 y 1959 por alguna expedición científica”, señalaba a AFP Washington Tapia, especialista en conservación de tortugas del Parque Nacional Galápagos. Diego regresó a las Galápagos y, desde entonces, no ha perdido el tiempo. “Es un macho sexualmente muy activo y ha contribuido en gran medida a repoblar la isla”, explicaba Tapia acerca de esta tortuga que comparte techo con seis hembras, las aliadas en esta gran misión de repoblar el territorio.